noviembre 11, 2010

ALBERT EINSTEIN

0 comentarios

Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas.

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

El que no posee el don de maravillarse ni de entusiasmarse más le valdría estar muerto, porque sus ojos están cerrados.

No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.

Cada día sabemos más y entendemos menos.

Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada.

En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento.

Una velada en que todos los presentes estén absolutamente de acuerdo es una velada perdida.

Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez y la elegancia déjasela al sastre.

No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicarselo a tu abuela.

Las proposiciones matemáticas, en cuanto tienen que ver con la realidad, no son ciertas; y en cuanto que son ciertas, no tienen nada que ver con la realidad.

No sé con qué armas se luchará en la Tercera Guerra Mundial, pero sí sé con cuáles lo harán en la Cuarta Guerra Mundial: palos y mazas.

La belleza no mira, sólo es mirada.

Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.

Si no puedo dibujarlo, es que no lo entiendo.

Creo en el Dios de Spinoza, que nos revela una armonía de todos los seres vivos. No creo en un Dios que se ocupe del destino y las acciones de los seres humanos.

La formulación de un problema es más importante que su solución.

La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia.

La única cosa realmente valiosa es la intuición.

En el pensamiento científico siempre están presentes elementos de poesía. La ciencia y la música actual exigen de un proceso de pensamiento homogéneo.

Extraído de Proverbia

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.