noviembre 27, 2010

WOODY ALLEN

0 comentarios

La vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema.
   
¡Si Dios tan sólo me hiciera una simple señal, como hacer un ingreso a mi nombre en un banco!
   
No es que tenga miedo a morir, sólo quiero no estar allí cuando ocurra.
   
El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera, el sexo le plantea unas cuantas preguntas.
   
Sigo preguntándome si hay vida después de la muerte. Y si la hay, ¿le cambiarán a uno un billete de veinte pavos?.
   
El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.
   
En Estados Unidos no se acuerdan de la guerra con España de 1898. Lo más viejo allí tiene diez años.
   
La masturbación es el sexo con alguien a quien amas.
   
Y mis padres por fin se dan cuenta de que he sido secuestrado y se ponen en acción rápidamente: alquilan mi habitación.
   
¿Existe el Infierno? ¿Existe Dios? ¿Resucitaremos después de la muerte? Ah, no olvidemos lo más importante: ¿habrá mujeres allí?
   
El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro.
   
Para ti soy ateo. Para Dios, la oposición.
   
Tomé un curso de lectura rápida y fui capaz de leerme "la guerra y la paz" en veinte minutos. Creo que decía algo de Rusia.
   
Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo y la segunda no me acuerdo.

El sexo sólo es sucio si se hace bien.
   
Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida.
   
El trabajo es una invasión de nuestra privacidad.
   
De pequeño quise tener un perro, pero mis padres eran pobres y sólo pudieron comprarme una hormiga.
   
El sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír.
   
El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores.

En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire.

Extraído de Proverbia

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.