diciembre 09, 2010

SALVADOR DALÍ

0 comentarios

A los seis años quería ser cocinera. A los siete quería ser Napoleón. Mi ambición no ha hecho más que crecer, ahora sólo quiero ser Salvador Dalí y nada más. Por otra parte, esto es muy difícil, ya que, a medida que me acerco a Salvador Dalí, él se aleja de mí.

El mal gusto es creativo. Es el dominio de la biología sobre la inteligencia.

El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos.

Es curioso, a mi me interesa mucho mas hablar, o estar en contacto con la gente que piensa lo contrario de lo que yo pienso, que con los que piensan lo mismo que pienso yo.

La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella.

La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco.

La vida es aspirar, respirar y expirar.

Llamo a mi esposa: Gala, Galuska, Gradiva; Oliva por lo oval de su rostro y el color de su piel; Oliveta, diminutivo de la oliva; y sus delirantes derivados: Oliueta, Oriueta, Buribeta, Buriueteta, Siliueta, Solibubuleta, Oliburibuleta, Ciueta, Liueta. También la llamo Lionette, porque cuando se enfada ruge como el león de la Metro-Goldwyn Mayer.

Lo importante es que hablen de ti, aunque sea bien.

Lo único de lo que el mundo no se cansará nunca es de la exageración.

Muchas personas no cumplen los ochenta porque intentan durante demasiado tiempo quedarse en los cuarenta.

¡No podéis expulsarme porque Yo soy el Surrealismo!

Yo no uso drogas. Yo soy una droga.

Dejad que mis enemigos se devoren entre ellos.

No le teman a la perfección, ustedes jamás la alcanzarán.

El primer hombre que comparó las mejillas de una muchacha con una rosa, era obviamente un poeta; el primer hombre que lo repitió, posiblemente era un idiota.

La razón por la cual algunos retratos no se parecen a la realidad, es porque algunas personas no hacen ningún esfuerzo para lucir como en sus pinturas.


Extraído de Wikiquote y 3D Dalí

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.