diciembre 21, 2010

VINCENT VAN GOGH

0 comentarios

Cuando siento una necesidad de religión, salgo de noche para pintar las estrellas.

El arte es el hombre añadido a la naturaleza.

No puedo cambiar el hecho de que mis cuadros no se vendan. Pero llegará un momento en el que la gente reconozca que tienen mucho más valor que las pinturas usadas en ellos.

A veces conviene ir hacia el mundo y frecuentar a los hombres pues uno se siente allí obligado y llamado, pero el que prefiere permanecer solo y tranquilamente en la obra y sólo quisiera tener muy pocos amigos, es el que circula con más seguridad entre los hombres y el mundo.

¿Qué sería de la vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?

Si oyes una voz dentro de ti diciéndote “no sabes pintar”, ¡pinta!, faltaría más... y la voz se callará.

La poesía nos rodea por todas partes, pero ponerlo en el papel no es, por desgracia, tan fácil como buscarla.

Puse mi corazón y mi alma en mi trabajo, y he perdido mi mente en el proceso.

A menudo pienso que la noche está más viva y más rica de colores que el día.

La conciencia es la brújula del hombre.

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.