febrero 13, 2011

LORD BYRON

0 comentarios
Sólo salgo para renovar la necesidad de estar solo.

Cuanto más conozco a los hombres, menos los quiero; si pudiese decir otro tanto de las mujeres me iría mucho mejor.

El mejor profeta del futuro es el pasado.

Cuando el hombre cesa de crear, deja de existir.

Cuanto más conozco a los hombres, más quiero a mi perro.

Hay placer en los bosques sin senderos, hay éxtasis en una costa solitaria. Está la soledad donde nadie se inmiscuye, por el océano profundo y la música con su rugido: no amo menos al hombre pero si más a la naturaleza.

La consecuencia de no pertenecer a ningún partido será que los molestaré a todos.

Lo que llamamos muerte es una cosa que hace llorar a los hombres; y, sin embargo, se pasan un tercio de su vida durmiendo.

El árbol de la sabiduría no es el de la vida.

La poesía es la lava de la imaginación, cuya erupción previene un terremoto.

Cerca de aquí reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad y todas las virtudes del hombre sin vicios. (En el epitafio a su perro)

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.