abril 27, 2011

DALAI LAMA

0 comentarios
La amistad sólo podía tener lugar a través del desarrollo del respeto mutuo y dentro de un espíritu de sinceridad.

El mantenimiento de la paz comienza con la autosatisfacción de cada individuo.

Si deseas felicidad de los demás, sé compasivo. Si deseas tu propia felicidad, sé compasivo.

Al estar con un maestro, podemos aprender la importancia de la paciencia, el control y la tolerancia, pero no tenemos oportunidad real de practicarla. La verdadera práctica surge al encontrarnos con un enemigo.

Hablamos mucho de la paz, pero ésta sólo puede existir cuando el ambiente es propicio. Debemos crear esta atmósfera y para hacerlo debemos adaptar la actitud correcta. La paz, básicamente, debe nacer en nosotros mismos.

Cuando dudo de mi existencia, me pellizco.

La sabiduría es como una flecha. La mente serena es el arco que la dispara.

No debemos creer demasiado en los elogios. La critica a veces es muy necesaria.

Soy budista y mi religión es no teísta. Dios es algo que yo no trato.

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.