abril 17, 2011

ERNEST HEMINWAY

0 comentarios


Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar.

Un idealista es un hombre que, partiendo de que una rosa huele mejor que una col, deduce que una sopa de rosas tendría también mejor sabor.

El hombre tiene corazón, aunque no siga sus dictados.

Un rico es diferente al que no lo es: tiene más dinero.

La obra clásica es un libro que todo el mundo admira, pero que nadie lee.

Al oír un eco muchos creen que el sonido proviene de él.

El hombre que ha empezado a vivir seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

Quédate siempre detrás del hombre que dispara y delante del hombre que está cagando. Así estás a salvo de las balas y de la mierda.

Mi psicoanalista es mi máquina de escribir.

La papelera es el primer mueble en el estudio del escritor.

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.