enero 22, 2012

PLATÓN

0 comentarios

La mejor tumba es la más sencilla.
   
El virtuoso se conforma con soñar lo que el pecador realiza en la vida.
   
Canas, argumento son de edad y no de prudencia.
   
Lo que no sé, tampoco creo saberlo.
   
La peor forma de injusticia es la justicia simulada.
   
Teme a la vejez, pues nunca viene sola.
   
Cuando la muerte se precipita sobre el hombre, la parte mortal se extingue; pero el principio inmortal se retira y se aleja sano y salvo.
   
La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.
   
El principio de la actividad es el amor. El amor llena con su presencia el universo entero, mueve sus resortes y les hace concurrir a un admirable concierto.
   
Hay que tener el valor de decir la verdad, sobre todo cuando se habla de la verdad.
   
La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.
   
¿Quién es, pues, el creador y padre de este Universo? Difícil es encontrarlo; y cuando se ha encontrado, imposible hacer que la multitud lo conozca.
   
Al contacto del amor todo el mundo se vuelve poeta.
   
La mayor declaración de amor es la que no se hace; el hombre que siente mucho, habla poco.

Muchas veces ayudó una broma donde la seriedad solía oponer resistencia.

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.