julio 12, 2012

DIÁLOGO DE VOCES EN "PATIOS PARA LA POESÍA"

0 comentarios



Pues sí, allí estábamos el martes 12 de junio, en un precioso patio adornado con plantas cuidadísimas, mantillas y macetas. Éramos pocos, sí, pero el silencio nos acompañó durante todos los versos. Fue fantástico. El mejor (y primer) recital al que he asistido con mis propias voces... y las de otros. Repetiría.

Por cierto, Elena: te aplaudieron muchísimo.

Y aquí el diálogo de voces:


ALEJANDRA PIZARNIK

LA CARENCIA

Yo no sé de pájaros,
no conozco la historia del fuego.
Pero creo que mi soledad debería tener alas.



SOLSTICIO


El aire se quiebra en cada esquina,
la sangre de esta pluma se derrama.

Me siento sombra y cuchillo;
en lo profundo, una niña
teje su tela de araña.



ALEJANDRA PIZARNIK

COLD IN HAND BLUES

y qué es lo que vas a decir
voy a decir solamente algo
y qué es lo que vas a hacer
voy a ocultarme en el lenguaje
y por qué
tengo miedo


VÓRTICE de voces embaladas

He escuchado
la voz de la locura
la voz del sexo
la voz de la espera
la voz del ansia.
                                 Respondo con
                                 voces
                                 que no son mías.       
                                                                    Respondo con nenúfares
                                                                    y balas.



ALEJANDRA PIZARNIK

EL DESPERTAR

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y se ha volado
y mi corazón está loco
porque aúlla a la muerte
y sonríe detrás del viento
a mis delirios

Qué haré con el miedo
Qué haré con el miedo

Ya no baila la luz en mi sonrisa
ni las estaciones queman palomas en mis ideas
Mis manos se han desnudado
y se han ido donde la muerte
enseña a vivir a los muertos

Señor
El aire me castiga el ser
Detrás del aire hay monstruos
que beben de mi sangre

Es el desastre
Es la hora del vacío no vacío
Es el instante de poner cerrojo a los labios
oír a los condenados gritar
contemplar a cada uno de mis nombres
ahorcados en la nada

Señor
Tengo veinte años
También mis ojos tienen veinte años
y sin embargo no dicen nada

Señor
He consumado mi vida en un instante
La última inocencia estalló
Ahora es nunca o jamás
o simplemente fue

¿Cómo no me suicido frente a un espejo
y desaparezco para reaparecer en el mar
donde un gran barco me esperaría
con las luces encendidas?

¿Cómo no me extraigo las venas
y hago con ellas una escala
para huir al otro lado de la noche?

El principio ha dado a luz el final
Todo continuará igual
Las sonrisas gastadas
El interés interesado
Las preguntas de piedra en piedra
Las gesticulaciones que remendan amor
Todo continuará igual

Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
porque aún no les enseñaron
que ya es demasiado tarde

Señor
Arroja los féretros de mi sangre

Recuerdo mi niñez
cuando yo era una anciana
Las flores morían en mis manos
porque la danza salvaje de la alegría
les destruía el corazón

Recuerdo las negras mañanas de sol
cuando era niña
es decir ayer
es decir hace siglos

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
y ha devorado mis esperanzas

Señor
La jaula se ha vuelto pájaro
Qué haré con el miedo


IMPOSIBLE EL DESNUDO DENTRO DEL PAPEL CERRADO


las nubes trenzan charcos en tu pelo
por encima de la música todo calla
es la necesidad la que te engulle hacia la letra
que cabalga sobre sí misma sumida en un perfecto imaginario
lleno de vértigos y hadas devoradoras
lleno de voces que se atropellan estrepitosamente
carrera de presencias rostros sin rostro gestos imposibles delirando
en otra realidad donde gigantes enterrados hasta el cuello duermen de día
y salen por las noches a engullir murciélagos salados
que esparcen sus chillidos por el viento como aludes cenicientas
hasta llegar al límite de la cúpula
eso que llaman horizonte o donde termina todo aunque se aleje
siempre
a cada paso
lo que sólo se mira con las manos
la carencia de monstruos bajo la cama
aquellos que mecían los insomnios en la vida tuya de antes
la que murió de sed
la que por dar agua a la jaula se olvidó de los pájaros
estáticos y mudos regalándose al silencio de las páginas
que brotaban del techo tapiando la única ventana cerrando la única puerta
desde donde giraron tantos días y tantas noches sin decírtelo
hasta que el espejo se quebró sobre tu frente y cogiste los filos para hacer una escala
al otro lado



PAUL ÉLUARD

DICHO EL AMOR

Nuestro silencio acallará la tempestad.
Enmendará el follaje profundo.

Tengo en las manos dos manos abandonadas.


ESCRITO EN PÚRPURA

tómame la piel de marchita
la pálida espuma de mi carne
carencia de flor en madrugada
rociada por las luces de la noche
por voces noctámbulas desprendidas de la cúspide
arrojadas a la espera del sentirse con alguien
cubierta de espigas con brazos arañados y ojos líquidos tómame
el ansia de vivir
toma mi sangre



ELENA ROMÁN

ATRACO 

(del libro "Diario de un ascensor en un bloque de dos plantas con azotea")
Dámelo todo
menos tus ojos.
No te resistas,
vamos, rápido,
el reloj, ese lunar,
la calidez también,
todo menos tus ojos.
Me volvería loca
si al mirarte
no los viera.


A ELENA ROMÁN

Gelen respira mirando hacia la noche
con ojos de gacela incandescente
va derribando túneles y cárceles
tan sólo con la tinta de sus manos
que rebosa y salpica las paredes
hasta hacerlas paisaje de quietudes
y saltar desde el filo hacia la página
en blanco
que la absorbe



ELENA ROMÁN

EL SECRETO

Él lo sabe.
Yo lo sé.
Ellos, también.
Nosotros y vosotros
(¿ya dije que ella lo sabe?)
lo sabemos.
Pero nadie dice nada.
Nadie comenta.
Nadie es nadie.
Todos actúan.
(Disimulad,
que no se note que sabéis.
Mirad hacia otro lado.
Repetid aquello de...)
Hay algo de cierto en este desierto:
la armoniosa voz de la complicidad muda.
La amabilidad espontánea.
Tienes
turbulencias en los ojos
en la hora feliz de los
huracanes.
El sol nos da la espalda, sonrojado e íntimo.
Creo
que él
también lo sabe.
Mira cómo explota...

HAY IMÁGENES DE LOCURA DENTRO DE MI CUERPO

hay imágenes de locura dentro de mi cuerpo
que creí apagadas incluso sanas o muertas
pero las oigo filtrarse todavía por el mapa sin sentido de la sangre
dentro de mis venas
hay visiones de memorias inequívocas
en ritual caníbal entorno al hemisferio del sentirse
corazón ceniza
fragmento de masa encefálica donde digo te quiero
sana
cuídate de mí
que hay imágenes de locura dentro de mi cuerpo



ELENA ROMÁN

LOS TELEGRAMAS NO SE INVENTARON PARA LAS DESPEDIDAS

Cambio de planes STOP Pasaré aquí el invierno STOP Cadáveres de nieve atrancan puertas STOP Encerrada en mi mente STOP Mis manos sangran clavos STOP No sería justo tocarte con ellas STOP Luz ida STOP Diagnóstico de un chacal STOP “Paciente radioactiva” STOP Después rectificó STOP “Impaciente retroactiva” STOP Tengo que dejarte STOP Me esperan aludes para la cena STOP Sálvate de mí STOP Repito STOP Sálvate de mí STOP Ódiame si lo prefieres STOP Destruye este mensaje una vez leído STOP Porquesinoestemensajetedestruiráati STOP Porquesinoestemensajeted ERROR 9982AJ87FG: Fallo en la conexión.  ¿DESEA REPETIR LA EJECUCIÓN? ¿DESEA? ¿REPETIR? ¿LA EJECUCIÓN?


SUPEREGO ENCONTRADO: ¿EJECUTAR? 


un grito sordo retumba en tus oídos.
lo escuchas. te está buscando. lo sientes.
quieres que te diga en qué punto exacto.
dónde irá. de dónde viene. si tiene pensado quedarse aquí
y cuánto. un grito sordo deletrea tu nombre.
te conoce. lo sabes. podría anunciarte
todo lo que eres. también lo que no. podría
fraccionarte. clasificar con sumo cuidado
todas las porciones. te eliminaría.
pero no va a hacerlo. no quiere.
no nunca. ella no tiene género y él no existe.
acércate y escucha ese jadeo. después
cierra la boca. no tararees.
¿qué suena ahora? despierta.



CHARLES BAUDELAIRE

CORRESPONDENCIAS

Es la Natura un templo cuyos pilares vivos
dejan salir a veces palabras en desorden;
el hombre lo atraviesa por un bosque de símbolos
que al acecho lo observan con familiar mirada.

Como esos largos ecos que a lo lejos se funden
en una tenebrosa y profunda unidad,
tan vasta cual la noche y cual la luz del día,
se responden perfumes, sonidos y colores.

Hay perfumes tan frescos como carnes de niños,
tan dulces cual oboes, tan verdes cual praderas,
-Y hay otros corrompidos, dominantes y ricos,

que se expanden lo mismo que una cosa infinita,
como el almizcle, el ámbar, el benjuí y el incienso,
que cantan los transportes del alma y los sentidos.


CORTINA DE LLUVIAS 


escúchala lanzarse sobre el suelo
transformándolo en ciénaga de arenas torrentosas
observa cómo arde en luces de ultratumba
y convierte en espejismo todos los caminos asfaltados
mira cómo se viste de insaciable
cómo ruje su vientre cómo abre la herida de su boca
cuando embiste en las tejas y muros destrozándolos
cómo quiebra con eterna paciencia los adoquines
para volver al útero enfermo que la reclama
escúchala cantar y con qué fuerza
la canción de vendetta más antigua del mundo
contra nosotros



Y, como despedida del diálogo de voces:


CANCIÓN DE ESPUMA Y ALGAS

tenía tanta sed de caracolas
de recoger las piedras con las manos
sintiendo el sol sobre la arena roja
regando las semillas de los ojos
tumbándome sin más entre las rocas
a la sombra de algún acantilado
que sin querer abrí mucho la boca
y me tragué el océano de un sorbo
llenándome de peces el estómago
hasta desvanecerme entre las conchas

cubierta ya de sal y arena siento
cangrejos por el cráneo paseando
pinchándome las sienes en su alcoba
con montes de coral entre los brazos

quería sumergirme en el ahora
para nadar desnuda y sin amarras
para flotar sin peso en cada ola
hasta volcar el pánico en el agua
para jugar sin voz con las gaviotas
como un barco de pesca en la mañana
ser una mota más sobre la alfombra
de tanta inmensidad sentir la ausencia
hundiendo el cuerpo en lastre hacia la nada
a rebosar de luces y de sombras

cubierta ya de sal y arena siento
cangrejos por el cráneo paseando
pinchándome las sienes en su alcoba
con montes de coral entre los brazos

sin rumbo y dirección sólo navego
dejándome arrastrar por las mareas
convertida en canción de espuma y algas

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.