septiembre 16, 2012

LUIS EDUARDO AUTE

0 comentarios

No siempre hay un asesino, algunas veces toca morir.

El artista es un loco que, quizás, tiene un nivel de lucidez mayor que el resto de las personas, ya que ha encontrado la manera de exorcisar sus fantasmas personales a través de su creación.

El creador es siempre una persona al margen, un loco que no se adapta, ni lo pretende, a los estereotipos impuestos por una sociedad que, a su vez y por ello, lo expulsa de su seno para recuperarlo después entonando el “mea culpa”.

Eres tal qual te imaginé: inimaginable.

Quien no tenga sueños que se disponga a tener dueños.

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.