junio 22, 2013

AL CUERVO

0 comentarios
Salvar a un pájaro-niño de las fauces de dos canes revoltosos. Darle comida y agua. Dejarlo reposando sobre el muro para que venga a rescatarlo su mamá.

Al cabo de diez minutos, verlo revolcado sobre el césped. Volver a cogerlo esquivando insectos diminutos y llorar.

Dejarlo sobre una rama para que aprenda a volar.

Nuria Barea
Rescatado de La Libreta Azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.