recent posts

banner image

SOMBRA DE NIÑA AEROSTÁTICA

Bedtime aviation, de Rob Gonsalves


Rara vez el sonido la eleva tan alto. Antes sólo subía un par de veces al día, tres a lo sumo, por aquello de no desintegrarse. Y mírala, tan campante, flotando por la habitación e imitando, según dice, a la canguro voladora de su infancia, simulando que toma té con pastas hindús en el techo, boca abajo. Suerte que dejó cerrada la ventana, si no a saber dónde termina con esa cabeza que tiene tan llena de helio.

Un día se caerá pero de verdad, le volverá el peso de pronto y se dará un leñazo. Y entonces le diré aquello de "te lo dije". Y se dará cuenta de que tiene que empezar a hacerme caso, a mí, a su sombra, que paso cada minuto de mi existencia con ella desde que nació, envuelta en sangre y sin querer probar bocado durante días enteros. Yo, que sólo quiero que me haga caso.

Al principio era difícil que me escuchara, gritaba hasta romperme y yo, claro, tenía que volver a barrerme bajo la cuna. Ella gritó y gritó durante años, sabiendo que yo no podía estar tanto tiempo sin comer y acabaría mudándome. No se equivocó.

Pero ahora he vuelto y ella sigue haciendo piruetas sobre la ingravidez. Y ríe. Dice que me regala todo su amor; se gira boca abajo y saca un miedo. Me lo da crudo. Como a mí me gusta.


Nuria Barea
SOMBRA DE NIÑA AEROSTÁTICA SOMBRA DE NIÑA AEROSTÁTICA Reviewed by Nuria Barea on lunes, septiembre 23, 2013 Rating: 5

No hay comentarios:

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.

Con la tecnología de Blogger.