septiembre 29, 2013

UNA

0 comentarios
Ella se acerca a la enemiga con pasos de tierra mojada hasta tenerla en frente. Cara a cara. El duelo acaba de empezar. Un trueno suena.

Se miran por dentro, escudriñan todos los cajones revolviéndolos. Los ojos arden, las mandíbulas se cierran dispuestas a morder. Los puños siembran golpes, los pies se anclan al suelo. Las piernas tiemblan como hojas a punto de caer pero ella resiste, aguanta la mirada pesada como un muerto.

La otra empieza a escupir insultos, a maldecir y apuñalarla mientras se saca un zippo de la manga. Amenaza con quemar todos sus recuerdos. Ella aguanta, estática y mármol. El incendio empieza.

Ella observa el humo. Se libera, se relaja. Saca un pañuelo blanco frente al espejo. Y lo atraviesa.

Nuria Barea
Rescatado de La Libreta Azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.