diciembre 17, 2013

ENTONCES

0 comentarios
y entonces
di de bruces
contra sus labios asustados
y me quedé atrapada
en una noche anónima

y tuve miedo entonces
del tacto de tus manos,
de tu piel solitaria,
de tu cuerpo sin nombre

pero al pasar los días
las semanas tejieron
una tela ligera
sobre nuestra confianza

y empecé a sentirte
tan cercano y tan dentro
que construí un refugio
bajo tu pupila gris

pero luego te ibas
como si te escaparas
o como si fuera yo
quien temíera tenerte

y no pude evitar
el temor a tus labios
y fui escapando entonces
de ti como fuego

desde entonces a veces
te construyo en la sombra,
te recuerdo y te toco
con mis dedos de sueño

y así vuelves entonces
a cubrirme de besos,
a quererme y hablarme
de tus ansias de mí

pero al despertar te veo
siendo sueño en el sueño,
siendo sombra en la noche,
siendo deseo sin fin

Ángela Ramos
Amores de asalto

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.