agosto 30, 2014

EL GRITO

0 comentarios

esa sed impaciente por llenarle la boca
de ventiscas
que arrasen con las frases que me lanza en puñales
de silicona
filos que penetran hasta el punto dormido
despertándome
con la alerta expectante palpitando

le declaro la guerra a sus sucias intenciones
donde revuelco
un cuerpo retorcido que no quiere callarse
sobre su cara
donde imagino sus ojos dilatados que exigen
ser dominados
por una luz opaca

le haré sufrir lo justo y le daré un poco más
para que explote
llenándola de labios se rendirá su voz
y vendrá el grito
a remover lo oscuro de saber que la toco
sin plantearme
qué pasará mañana



Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.