abril 13, 2015

LA VIDA FÁCIL

0 comentarios

Es más fácil decir con el puño cerrado
los pequeños deslices que mantienen su pulso,
la maraña de códigos implantados sin tiento
que se niega a salir de mi cabeza.

Es más fácil quejarse con los brazos en cruz
que coger esa cruz para quemarla
y atreverse a elegir otras formas de hacer
como si fuera un reto.

Aún más fácil sería negarme a avanzar
hacia un mundo mejor
con los ojos abiertos.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.