abril 15, 2015

UNA NOCHE CERRADA

0 comentarios

Ni siquiera la ansiedad tiene poder sobre mí,
aunque acometa en el momento más inoportuno
oprimiéndome allí donde quiero decir
que no sé respirar cuando acumulo.

Soy yo esta vez quien atisba la llamada del pánico
en la esponja que es mi cuerpo cuando toco de veras,
subida a un escenario donde actúo improvisando,
rodeada de engaños y verdades con grietas.

Ya reconozco los signos que me revolucionan
y al caer sé los pasos para subir de nuevo
de memoria, y a fuerza de escalarlos a solas,
sin saber todavía que no soy lo que siento.

Una noche cerrada
me encontré amaneciendo
y ya no estaba sola.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.