junio 05, 2015

LA OBSERVADORA OBSERVADA

0 comentarios

Un desfile de rostros va pasando ante mí
con sus caras esféricas, cuadradas, piramidales,
o sus ojos de almendra, ojos en flor, ojos pensantes,
y narices que apuntan hacia todos los ángulos,
sobre labios que han sido perfilados a pulso de artesana.

Pasan cuerpos simétricos de apariencia agradable
cuyos surcos precisos delatan la incoherencia
de esa mueca de asco que remueven sus bocas.

Otros son de proporción prácticamente ciega,
mas con sus gestos y voces te dan los buenos días
mientras te dejan entrar sin avisar por la mirada.

Los hay también como paisajes donde caer tranquila,
personas que te ayudan al ver que no lo alcanzas
o se van con un gracias y las manos vacías.

Un desfile de rostros se pasea ante mí,
un desfile de versos ignorantes de ser
una gran parte de mí
por unos días.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.