septiembre 28, 2015

MI MUJER

0 comentarios
No termino de acostumbrarme a que me digan "tu mujer". No la he comprado, no la guardo en una jaula. Ambos deambulamos libremente por la casa, cada uno a sus cosas; si bien es cierto que a veces nos cruzamos y yo la acorralo contra el quicio de la puerta y le digo: eres mía.

El posterior intercambio de adjetivos posesivos puede prolongarse durante varios minutos. O varios días. Pero al final, uno de los dos -generalmente ella, porque yo soy hijo único y tengo una desmedida necesidad de posesión- se escurre como un gato maleado y corre a refugiarse en la otra punta del salón.

Una lecturilla, un mirar por la ventana, un estoy aquí pero no estoy.

Y entonces yo me quedo observando ese huesecillo victoriano que se le dibuja sutilmente bajo el pelo recogido y me siento dichoso de haberlo poseído alguna vez. Y me da por pensar que lo que nos hace estar realmente enamorados no es tener a alguien entre las manos.

No, no, para nada: es sentirlo como un pajarillo que, en cualquier momento, podría echar a volar.

Y es por eso que no me acostumbro a que me digan "tu mujer". No quiero poseerla enteramente: prefiero pensar que, cualquier día, igual abro la puerta y descubro que se ha largado para siempre.

Eso me aterra.

Pero también me hace sentir bien. De un modo extraño, lo confieso. Pero me hace sentir bien, jodidamente bien.

De verdad: ojalá la mujer con la que vivo nunca sea mía.












Aunque lo sea.



José M. Campos
Arte y encuadernación de Verónica Antolín
Cara B

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.