septiembre 21, 2015

PRÓLOGO

0 comentarios
Como cuando un himno en inflamado coro
se ha desvanecido, y una nota solitaria,
soñadora como el repique de una distante campana,
a través del silencio flota temblorosa-

Como cuando el sol, entre suaves nubes púrpura
se ha perdido de vista, y están grises las colinas,
y un débil rayo aún persiste en el cielo,
una sonrisa en el rostro del día que agoniza-

Así, cuando las voces de los hijos de la música
han atronado sobre una nación en trance,
cuando el silencio cae sobre esa gloriosa multitud
y los hombres se callan en pavorosa expectación,

Que Cambridge y Oxford, con armónico flujo,
prolonguen su impulso a través del vacío mudo
para que la inmensa música, que tanto nos une,
no hiera al oído atento con repentina pausa.



Lewis Carroll
Traducción de Raquel Lanseros
Poemas

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.