octubre 14, 2015

PARA EL DEPARTAMENTO DE ATENCIÓN AL CLIENTE

0 comentarios
Acabo de hablar con un robot humanoide
que se dirigía a mí en nombre de Endesa.

Nada más descolgar se dedicó a taladrar cada palabra;
cada signo, cada pausa, cada punto y aparte preestablecido
eran golpeados por piedras que provenían de su memoria,
como si tuviera una cable pelado apuntando a su sien derecha
mientras su sien izquierda selecciona y transmite,
selecciona y transmite,
selecciona y transmite...

Mi respuesta fue tan simple
que la llamada duró sólo un minuto;
mas no importa qué dije
sino cómo.

Justo antes de colgar se despidió el androide
y apareció la humana con su voz amable.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.