enero 31, 2016

DONDE VIVO

2 comentarios



A Elena Román, por su Ciudad girándose


Donde vivo sale el sol varias veces al día. Cada vez que lo hace, los pañuelos desaprenden el placer de anudarse, los abrigos se abren afirmando ser flores y caen capas de ropa como briznas de hierba recién pintada.

La luz aquí es tan intensa que, si dejo que me toque, me saca los colores fácilmente. Hasta que vuelvo a las nubes pintando surcos de frío o me aglomero con ellas para caer por nuestro propio sobrepeso acuático. Y entonces empezamos a llover, como ahora mismo.

Llueve adentro y este invierno, que se enfría desde mí, va drenándome este cuerpo donde vivo.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

2 no callaron:

  1. Pues imagina cuánto le encanta tu libro a una servidora <3

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.