enero 12, 2016

LA ESTRELLA NEGRA

0 comentarios

Voy a cumplir treinta y dos años
y Bowie ha muerto
cantando libertad
porque este mundo le venía demasiado pequeño.

No sé dónde dejar todo lo que tengo,
dónde guardarlo,
sobre qué viento
o cuándo soplará.

Tengo treinta y un años
y continúo tropezando con mis propios pies
mientras la misma piedra sigue riéndose de mí
a carcajadas.

Estando ya en el suelo no me importa caer,
así que empiezo a levantarme
para poder echar a andar otra vez,
pero bailando.

Voy a cumplir treinta y dos años
y Bowie suena.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.