marzo 21, 2016

LA BESTIA DURMIENTE

0 comentarios
Cada vez que volvías me encontrabas bailando,
desnuda o desvistiéndome;
yo solía responder soltando a mi fiera,
mordiéndote hasta sabernos sangre.

Esta vez es distinto: mi animal duerme
porque ya devoró todas las sobras
aderezadas con somníferos, por si acaso
decide despertar y estás enfrente.

Ahora está soñando, lento, con que te toca,
acariciándote como si tu piel fuera infinita
para que no termines,
para que sólo empieces.

Cada vez que volvías, yo menguaba.
Esta vez es tan nueva que no sé si eres tú
o si eres otra.
Por eso aún no quiero despertarla.



Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.