marzo 07, 2016

MUJER AZUL

0 comentarios
A Marina


Sigo el rastro de tu esencia
olfateándote a corazón abierto:
hueles a tierra mojada,
a campo azul,
a nube clara.

Ojalá tus ojos lluevan sobre los míos
con la misma pureza resbalándose,
porque me reconozco justo donde termina tu mirada,
justo donde tú empiezas
con esa sonrisa que sólo sabe nacerme.

Me tienes despistada recreándote,
volviéndote a escuchar,
observando estos retales quebrados en mi memoria,
deseando con fuerza encontrarnos de nuevo
sumergidas en el mismo ahora.


Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.