abril 06, 2016

PEDER(B)ASTA

0 comentarios

Por negarme a comer animales partidos,
me elegiste otra vez para atarme a la silla.

Sujetaste mi cara y me abriste la boca
para que él me metiera otro tipo de carne
que entraba y salía, entraba y salía
hasta que vomitábamos espuma
mientras un tipo calvo nos fotografiaba
con los bolsillos llenos
                                   y sonreía.

Tenía siete años,
vosotros rondabais los cuarenta.

Me pregunto cuántas niñas más hicieron falta
y cuántos niños
o si os pasó lo mismo alguna vez,
o si, por suerte para el mundo,
estáis muertos.

Sólo quiero aclarar que no cabéis en mi vida
aunque siempre sigáis formando parte de ella.



Nuria Barea
la [nueva] libreta azul

Si tienes algo que decir, dilo.

Se aceptan quejas, reclamaciones y críticas constructivas. Tarjetas, no.